paciente alergologoAlergólogo / Inmunólogo Clínico

Si se le ha diagnosticado que sufre de asma o alergias, es probable que su médico le recomiende ver a un especialista en alergias o inmunólogo. Usted puede preguntarse:

¿En qué consiste la enfermedad alérgica? ¿Cómo puede ayudar un especialista en alergias o inmunólogo? Este documento está destinado a proporcionar información acerca de la enfermedad alérgica y el papel que desempeña el especialista en alergias o inmunólogo en la administración y el tratamiento adecuados de estas enfermedades.

¿En qué consiste la enfermedad alérgica?

La enfermedad alérgica puede desarrollarse a cualquier edad y el factor hereditario juega un papel clave en quien la desarrolla. Si uno de los padres tiene una enfermedad alérgica, el riesgo estimado de que su hijo tenga alergias es del 48%, y el riesgo del hijo aumenta al 70% si ambos padres tienen alergias.

Los síntomas de la enfermedad alérgica son el resultado de sucesos que se producen en su sistema inmunológico; que es el mecanismo de defensa del cuerpo contra sustancias dañinas. El cuerpo de una persona con enfermedad alérgica identifica ciertas sustancias, llamadas alérgenos, como dañinas. Estas sustancias, que son inofensivas, para la mayoría de la gente, desencadenan reacciones alérgicas dentro del sistema inmunológico de esta persona.

Cuando alguien con predisposición a la enfermedad alérgica encuentra un alérgeno al cual es sensible, se desencadenan varios sucesos. El principal culpable que instiga estos sucesos en personas con alergias es un anticuerpo llamado Immunoglobulina E, o IgE. La IgE "defiende" el cuerpo procurando eliminar a los alérgenos ofensivos de los tejidos del cuerpo y del flujo sanguíneo. La primera vez que entra un alérgeno al cuerpo de una persona alérgica, éste reacciona produciendo anticuerpos de IgE.

Estos anticuerpos viajan entonces a las células llamadas mastocitos, se adhieren a estas células y esperan la próxima vez que el(los) alérgeno(s) entren al organismo.

Cuando entran, los anticuerpos de IgE "capturan" los alérgenos, esencialmente eliminándolos de la circulación. Los mastocitos entonces asisten además liberando agentes químicos especiales llamados mediadores. Estos mediadores producen los síntomas clásicos de las reacciones alérgicas: hinchazón de los tejidos corporales, estornudos, silbido al respirar, tos y otros síntomas. Debido a la complejidad de la enfermedad alérgica, no se entiende totalmente todavía por qué algunas sustancias desencadenan alergias y otras no, ni tampoco por qué no toda la gente desarrolla una reacción alérgica después de exponerse a los alérgenos.

Tipos de enfermedades alérgicas

Entre las enfermedades alérgicas más comunes cabe mencionar:
• Rinitis alérgica. Se caracteriza por estornudos, congestión, picazón y goteo de la nariz, además de ojos que pican y lagrimean.
• Asma, una enfermedad pulmonar crónica que se caracteriza por tos, pecho apretado, falta de respiración y silbido al respirar. Los síntomas de asma pueden desencadenarse por alérgenos u otros estímulos no alérgicos, tales como las infecciones de las vías respiratorias, el aire frío o el humo del tabaco.
• Sinusitis y otitis media, enfermedades alérgicas comunes que a menudo se derivan de la rinitis alérgica. La sinusitis es una inflamación de los senos nasales, que son cavidades huecas dentro de los huesos de los pómulos, que se hallan alrededor de los ojos y detrás de la nariz. La otitis media (o las infecciones comunes de los oídos) es la enfermedad infantil más común que requiere atención médica.
• La dermatitis atópica, también llamada eczema. Los síntomas de este trastorno alérgico de la piel son: picazón, enrojecimiento y escamas o peladuras en la piel. Esta irritación se presenta generalmente en bebés, pero puede ocurrir más adelante en quienes tengan antecedentes personales o familiares de atopía, es decir asma o rinitis alérgica.
• Urticaria y angioedema. La urticaria consiste en ronchas rojas que pican y aparecen en la superficie de la piel. Pueden producirse en grupos y variar de tamaño, así como pueden ser crónicas o agudas, apareciendo y desapareciendo sin haber razón. Entre los factores desencadenantes de la urticaria aguda cabe mencionar la infección o ingestión de algunos alimentos o medicamentos. A menudo el angioedema acompaña a la urticaria y se trata de una hinchazón que no pica en las capas más profundas de la piel.
• La anafilaxis, una reacción alérgica sistémica fuerte generalmente causada por sustancias que se inyectan o ingieren (comen), como algunos alimentos y medicamentos, picadas de insectos y látex. Los síntomas pueden abarcar una sensación de calor, rubor, hormigueo de la boca, una irritación roja que pica, sensación de mareo, falta de aliento, estornudos fuertes, ansiedad, dolor de estómago o uterinos o vómitos y diarrea. En casos graves, una caída de la presión arterial produce pérdida del conocimiento y shock. Sin el tratamiento inmediato, una inyección [inyección de epinefrina (adrenalina) y atención experta], la anafilaxis puede ser fatal.


Papel del especialista en alergias: Alergólogo/Inmunólogo Clínico

Un especialista en alergias o inmunólogo es un médico especialmente capacitado para administrar y tratar alergias y asma. Llegar a ser un especialista en alergias o inmunólogo requiere completar por lo menos nueve años de instrucción. Después de terminar la escuela de medicina y graduarse con un título de médico, el médico entonces pasa por tres años de instrucción en medicina interna (para convertirse en internista) o pediatría (para convertirse en pediatra).

Los internistas o pediatras que desean enfocarse en la subespecialidad de alergia e inmunología completan entonces por lo menos dos años adicionales de estudio, en un programa de especialización de alergia e inmunología.

A consecuencia de este amplio período de estudio y capacitación, un especialista en alergias o inmunólogo es el profesional médico mejor calificado para responder eficazmente a todas las necesidades de los pacientes con enfermedades alérgicas. Los especialistas en alergias o inmunólogos están capacitados para la prevención, el diagnóstico y tratamiento de los problemas del sistema inmunológico como las alergias, el asma, las enfermedades de inmunodeficiencia heredadas, las enfermedades autoinmunológicas e incluso el SIDA. A diferencia de un resfriado, la enfermedad alérgica no es un trastorno que uno pueda simplemente superar. La ayuda de un especialista en alergias puede reducir la frecuencia con la cual los pacientes deben quedarse en casa enfermos perdiendo jornadas de clases y de trabajo debido a los síntomas. Los estudios demuestran que quienes están bajo la atención de un especialista en alergias o inmunólogo también visitan menos las salas de urgencia y pueden controlar mejor diariamente sus alergias y asma.

Si está inscrito en una organización de atención administrada, su compañía de seguros tendrá un conjunto específico de pautas que le ayudan a su médico de atención primaria a decidir cuándo recomendarle ver a un especialista en alergias. Una vez que se le derive a uno, el especialista en alergias trabajará para diagnosticar precisamente su estado recopilando un historial completo del paciente, con información acerca de sus síntomas, antecedentes familiares y ambientes en el hogar y el trabajo. Su especialista en alergias también realizará exámenes alérgicos de la piel y otros necesarios. Combinando la información específica de sus antecedentes y exámenes, el especialista en alergias podrá realizar un diagnóstico preciso.

Para ayudar a prevenir los síntomas, trabajará con usted para desarrollar un plan de administración adecuado y recetará el tratamiento más económico, con recomendaciones de medicamentos o dispositivos específicos, así como cualquier medida de control ambiental necesaria. Su especialista en alergias y el personal médico afín no sólo recetará medicamentos y dispositivos, sino que también le mostrará cómo y cuándo usarlos.

Papel del paciente

Para asegurar una atención óptima, quienes sufran de alergias y asma deben asumir un papel activo en su tratamiento formulando preguntas, aprendiendo sobre los factores desencadenantes de su enfermedad y entendiendo las razones de los diversos métodos de tratamiento.

La comunicación es una parte necesaria para la administración exitosa de la enfermedad alérgica. Como paciente, puede convenirle formular estas preguntas:

• ¿Está el médico que me está tratando a mí o a mi familia específicamente calificado para realizar un diagnóstico adecuado y proporcionar una administración y tratamiento eficaz de la enfermedad alérgica?
• ¿Ha terminado mi médico su especialización de alergia e inmunología?
• ¿Asiste mi médico regularmente a los programas de educación médica continua relacionada con alergias e inmunología?
• ¿En qué consiste el diagnóstico y tratamiento de mis alergias o asma? ¿Cuáles son mis opciones? ¿Cumplen mis síntomas con las pautas del seguro para derivaciones a especialistas en alergias?
• ¿Se ha probado el diagnóstico y plan de tratamiento que mi médico ha recetado según las normas aceptadas para evaluación científica?
Usted y su especialista en alergias o inmunólogo pueden trabajar juntos de tal modo que pueda efectuar los cambios adecuados en su ambiente y tomar los medicamentos recetados. Con el diagnóstico adecuado y la administración eficaz de su enfermedad alérgica, debe poder experimentar la calidad de vida óptima que usted se merece.

Contacto

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Tel. (507)
503-6373 Paulo
       (507) 503-6367 Manuel


logo alegologia

Redes Sociales

redes